Una Noche de Luna Llena 2019 dedicada a la diversidad brilla en Segovia

Las tormentas respetaron ayer la Noche de Luna Llena 2019 de Segovia, velada cultural organizada por el Ayuntamiento de Segovia que, en su XIII edición, ofrecía 49 actividades entre las 20:00 y las 02:00 h. La diversidad era el tema que fomentaban todas ellas, y los ciudadanos asistentes a la Noche respondieron a esta propuesta con su participación activa. En una velada dedicada a Otras Lunas, primaron el respeto y el entusiasmo.

Comenzaba la Noche de Luna Llena con los colaboradores voluntarios retratándose en la Plaza Mayor ante las grandes letras que componían la palabra OTRA frente a la fachada del Ayuntamiento, 50 jóvenes que se distribuyen por las distintas actividades haciéndolas posibles y asistiendo a la organización y al público. En los puntos de información que gestionaban en la Plaza Mayor y el Paseo del Salón, el público podía escribir sus deseos para esta Noche de Luna Llena y para próximas ediciones. A cambio, recibían una chapa o una pulsera con la bandera arcoíris dedicada a la diversidad. Se agotaron tanto unas como otras, en una cantidad de 650 y 1000 respectivamente.

La música marcaba el comienzo de la Noche en distintos puntos, interpretada por formaciones de la Banda de la Unión Musical Segoviana, la Banda Sinfónica Tierra de Segovia BTS, la Asociación Cultural Escuela de Dulzaina de Segovia, El Puntillo Canalla Brass Band y la batucada de Ronny Vasquez.

El panel dedicado esta Noche por José Luis López Saura a Antonio Machado, en un año en el que la ciudad está celebrando la llegada del poeta a Segovia hace cien años, fue uno de los atractivos estrella en la zona de la Plaza Mayor. Pintado con la técnica del trampantojo y visible en tres dimensiones desde un determinado punto, fue frecuentado por los ciudadanos, que posaron en distintas partes del panel para ser retratados por sus compañeros. También se instalaron en la Plaza paneles realizados para pasadas ediciones. También en este espacio los niños y adultos pudieron pintar una vez más Acuarelas a la luna, con la ayuda de la Agrupación de Acuarelistas Aseda. Y los niños pudieron disfrutar en las instalaciones deportivas aportadas por el IMD Segovia. Además, Zanguango Teatro propuso una original propuesta escénica encuadrada por un telón móvil en el que el público era parte de la historia. A las 22:00 3.800 pastas elaboradas por la Panadería-Pastelería Molinga volvieron puntuales a su cita con la Noche de Luna Llena de todos los años y, repartidas por la Corporación Municipal compuesta por la alcaldesa y los concejales, se acabaron rápidamente.

El Paseo del Salón también tuvo actividad desde el comienzo de la Noche. Se pudo disfrutar de un espectáculo en el que un león mecánico era el protagonista: Boris, el robot león, de Circatronic. Tuvieron flujo continuo de público, en grupos de tres personas, las cajitas escénicas que mostraban escenas al mirar por una ranura de Le guignol ortopedic. La Asociación de Cocineros entregó 1100 brochetas. Y la de Camareros, 800 cócteles. Los quesos de Castilla y León, Segovia y de la marca Carrefour que aportó la cadena de supermercados se agotaron también. En ese espacio, Academia Espacio Arte dinamizó un espacio en el que proponía a los asistentes realizar catrinas de cerámica, las calaveras típicas de México. También instaló los cochinillos de La Piara Fantasma.

Desde la Plaza del Corpus salieron los integrantes de Kukutamtam, formación de danza y percusión africana programada por la Fundación Don Juan de Borbón. Desde allí les siguió el público hasta el escenario de la Plaza de San Martín, donde actuaron, alternándose en los malabarismos con diábolos de distintos tamaños con el alemán DJuggledy. Los pases de unos y otro recibieron una asistencia media de 500 personas, con público llenando las escaleras y los laterales.

En el Azoguejo, la gala de clausura del Festival Folclórico Internacional La Esteva fue vista por 500 personas, es decir, la totalidad del “patio de butacas” al aire libre y a los pies del Acueducto que se instala.

En la Escuela de Arte y Superior de Diseño EASD Casa de los Picos, 150 personas se retrataron en la escena dominada por una luna en la propuesta de la Asociación Fotográfica Segoviana AFS. Las fotografías se podrán ver próximamente en la web de la Concejalía de Cultura, www.segoviaculturahabitada.es.

En La Alhóndiga de Segovia, se podía ver la exposición de fotografías del trabajo del Taller Municipal de Animación a la Lectura con los niños de Down Segovia, Fundación Personas-Apadefim y el Colegio Nuestra Señora de la Esperanza. También, las coronas vegetales realizadas por la Asociación Polaca Karol Wojtyla, que en Polonia se realizan por San Valentín. Las madres y jóvenes árabes participantes en el taller de lectura del Centro Cultural San José decoraron con henna las manos y brazos de las personas que acudieron a esta actividad de manera continua en el tiempo que se ofertaba. Los Espejos de la risa de la Colección Carlos Jiménez aportados por el Museo del Cine también fueron muy atractivos para niños y mayores. Y en este espacio también actuó Evelyn Piamonte, de la compañía A Ras, dentro del espectáculo de danza butoh japonesa La otra voz recomendado para adultos, que recibió una asistencia media de cien personas.

En el Torreón de Lozoya las exposiciones de grabados de Dalí y de pintura, escultura e instalación de Luis Moro registraron un flujo masivo de asistentes durante las horas que se abrieron, de 20:00 a 00:00 h. También se pudo asistir a las visitas guiadas a la exposición de Luis Moro, que protagonizó una actividad de arte interactivo a las 23:30 h en el patio del edificio, con la participación musical también de la formación Four Hands Project. 150 personas abarrotaron el espacio.

En el cercano Museo de Arte Contemporáneo esteban Vicente 650 personas quisieron ver la exposición de fotografías de Jaime Represa. Y en dos pases que se llenaron con 100 personas, aforo completo, se pudo ver la presentación-concierto del libro editado por La uÑa Rota Regina&Celeste, con una selección de la correspondencia entre estas dos personas que cuestiona los límites entre sexos.

La Calle del Grabador Espinosa se convirtió en una improvisada pasarela urbana, con modelos luciendo los diseños de Rafa Postigo y dando un libro al público que se apostaba alrededor de la pasarela. Es una actividad organizada por la Librería Torreón de Rueda que también mostró los zapatos diseñados por Stefany Sen. Al lado, en la tienda de bellas artes Terracota se realizaba un taller para realizar lunas con distintas formas y colores.

En la Casa de la Lectura, el patio se mostró como un espacio tranquilo en el que disfrutar de las actividades propuestas por Gael Zamora: un taller para realizar lunas de bolsillo y una instalación de lunas esgrafiadas y pintadas en el vidrio que circunda el patio en los que participaron 80 personas. En la Sala Luis Javier Moreno Miguel Ángel Maroto y otros promotores del Encuentro Dreams 018. Año 0 presentaron el catálogo del mismo. Y en la Sala de la Plaza, el grupo de teatro de integración Paladio representaba una versión reducida de su obra Nadie, vista en tres pases por un aforo completo de 40 personas.

En el circuito que va desde la Plaza Mayor hasta el Jardín de los Poetas, el concierto Lunas de Jade que ofrecieron el Grupo Ecos de Jade a los instrumentos tradicionales chinos o Koctel a la ilustración llegó a completar aforo con 140 personas que llenaron el Jardín del Corral del Mudo donde se ofreció. Después, en este mismo espacio, 80 personas decidieron participar en el recital colectivo Aquí se rima otra…, bien participando de forma activa, o escuchando la improvisación de rimas de Andrelo Pipasdecoco.

En la Librería Ícaro el recital poético contemporáneo Los otros sexos de la luna. Licor de Venus, fue visto por un total de 80 personas. Y otro recital poético tuvo lugar en la Casa-Museo de Antonio Machado, el de Luis Marigómez dentro del XX Festival Narradores Orales de Segovia. En este festival también actuó Quico Cadaval en el patio de la Casa de Andrés Laguna, con dos pases adicionales, hasta tres, con motivo de la Noche. Prácticamente llenó los tres pases, con una asistencia media de 320 personas. La Casa-Museo de Antonio Machado ofrecía ayer una jornada de puertas abiertas desde las 21:30 hasta las 00:30 h, y en ese periodo, 180 personas la visitaron. La Colección de Títeres Francisco Peralta, otro espacio abierto por Turismo de Segovia en horario especial, recibía 70 visitantes. Y otra actividad ofertada por Turismo, la visita guiada por la Segovia histórica, completaba las 40 plazas ofrecidas el mismo día que se abrió el registro.

La climatología benévola hizo que se pudiese realizar sin contratiempos la observación astronómica de la Luna en conjunción con Júpiter en el Adarve de la Muralla a la altura de la Puerta de San Andrés. De 30 a 35 personas pudieron mirar a través de los telescopios instalados por el Laboratorio Astronómico.

Los aficionados a la magia pudieron disfrutar en esta Noche de Luna Llena de la magia de cerca de Dania Díaz. Los últimos pases llenaron las 120 localidades que puede alojar la Sala San Nicolás.

También fue una buena noche para los 16 bares y restaurantes que participaron en la ruta Tapas de otras lunas, que agotaron existencias en las primeras horas de la Noche de Luna Llena.

 

Escrito por

No hay Comentarios Todavia.

Deja un comentario